Si eres habitual, ya sabrás que siempre defiendo atacar a la ansiedad desde un prisma multidisciplinar. Cuantas más cosas cambiemos o abordemos, mejor, pues muchas veces nos vemos con la ansiedad y no tenemos ni idea de cómo hemos llegado a ella. Cuando abordamos nuestros hábitos para deshacernos de ella, sí que somos conscientes y parece que tenemos que hacer muchísimas cosas. Algunas evidentes y otras no tanto.

Este artículo va de esas cosas no tan evidentes pero que también influyen. Respóndeme a las siguientes preguntas: ¿Te has encontrado alguna vez sin nada que ponerte con el armario lleno? ¿ Eres de las que se anima comprando? ¿Compras porqué simplemente te gustan las cosas? ¿Miras en Redes Sociales perfiles de moda o vidas ideales con mucho lujo? ¿Necesitarías un armario más grande o una casa más grande para guardar todas tus cosas? ¿Compras en rebajas aunque no lo necesites? ¿O es que siempre necesitas algo?

Salvo que un cambio lo justifique, normalmente solemos mantener una talla de ropa más o menos estable. Y solemos consumir en función de la época del año, de ofertas o planes (un evento, un viaje, climatología).  El caso es que la ropa y complementes pueden generarnos situaciones de estrés: bien porque no nos cabe nada, bien porque ya no nos gusta nada, bien porque no sabemos qué ponernos…

Y aquí es donde viene el motivo de este artículo, enseñarte una forma de gestionar esa parte de tu vida de forma diferente, a ver si te genera curiosidad y quieres saber más:

Existe una corriente llamada minimalismo y, aunque originariamente es una corriente artística que sólo utiliza elementos mínimos y básicos, se ha extendido a otras áreas por lo que se asocia el minimalismo a todo aquello que ha sido reducido a lo esencial y que no presenta ningún elemento sobrante o accesorio. En la moda tiene una corriente ya muy popular que consiste en montar diferentes sistemas organizativos en función de la que mejor encaje contigo (la 333, 33, armario cápsula…). En realidad todos vienen a decir lo mismo: vive con lo justo y necesario.

Yo os confieso que hace varios años que empecé con este sistema. La parte más larga para mi ha sido la de deshacerme de cosas. Las primeras son las más fáciles, pero luego ya te quedas con las que te gustan, pero no te pones. Ahí empieza la dificultad. Pero si encima, haces como yo y te apoyas en una asesora de imagen para que te ayude a definir tu imagen, te das cuenta que tienes muchas cosas que te gustan pero que no van en la línea de lo que quieres transmitir. Sin embargo ahora he llegado a ese punto en el que tengo muy pocas cosas, todas combinan entre sí, y siempre me veo bien, además de ir cómoda. No importa si es un evento informal o formal, siempre tengo algo que ponerme y siempre voy a gusto. Parece un aspecto simple, hasta casi parece que cuesta admitir que existe, pero honestamente, cuando te olvidas de tu armario, no pierde tiempo, no te estresas por tu aspecto y te relajas, dedicas más energía a otras cosas más importantes.

Cuando investigaba sobre este movimiento, me di cuenta que todas las personas que contaban sus vivencias tenían un elemento en común: había bajado su nivel de estrés. Honestamente, no creo que sea solo por liberarse de ropa, es que luego también te liberas de muchas otras cosas, y te quedas con la mitad de la mitad de lo que tenías. Como que la ropa suele ser el inicio del cambio. Es un proceso en el que te escuchas y aprendes a entender la diferencia entre necesidad y pulsión. A veces tenemos adicciones que ni sabemos, como al azúcar o a las compras. Amazon lo hace genial, tu pagas primero y te llega después, de tal forma que cuando llega ya no te acuerdas de lo que pagaste y solo disfrutas del objeto. El subidón de endorfina y dopamina es brutal. ¡Y cómo engancha!

Con el minimalismo logras compras inteligentes, con las prendas justas y necesarias, compras con cabeza.  No sólo ahorraremos dinero, sino también tiempo. Podemos invertir más en prendas de calidad y que nos duren más, seremos más ecológicos y mucho más ordenados. Seremos más selectivos y más conscientes. Por ello te invito a que investigues un poco sobre esta corriente, vale la pena.

Si quieres saber más sobre este tema, por dudes en hacérmelo saber y te cuento más. ¡Feliz Semana!